CORRUPCIÓN EN PDVSA | Detenidos en Madrid cuatro altos cargos de la administración chavista

0
147

Cuatro antiguos altos cargos de la administración chavista se encuentran detenidos en Madrid, acusados de presuntos blanqueo de capitales y corrupción internacional vinculados directa o indirectamente con la petrolera estatal PDVSA, en un proceso de extradición solicitado por Estados Unidos.

Se trata de Nervis Villalobos, que durante varios años fue viceministro de Energía con el presidente Hugo Chávez; Luis Carlos de León, exdirectivo de la compañía eléctrica nacional, insertada en los servicios prestados por DDVSA; y César Rincón, que fue uno de los responsables del servicio de compras de la petrolera, y Rafael Reiter, exjefe de seguridad de esa compañía estatal. Todos ellos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid

Los tres primeros fueron detenidos el jueves, y el viernes se produjo la detención del cuarto, en una operación de la Sección de Huidos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. Esta actuó después de que la semana pasada llegara a las autoridades españolas la solicitud de extradición tramitada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Al parecer también se vincula a la trama a Javier Alvarado, expresidente de Bariven, filial de PDVSA para la adquisición de materiales y equipos y para la gestión de inventarios y almacenes. Presuntamente se encontraba fuera de España estos días.

La orden internacional de detención partió de la Fiscalía del Sur de Texas, con sede en Houston, donde se sigue un macroproceso contra funcionarios de PDVSA y empresarios que participaron en una estructura de sobornos y enriquecimiento ilícito, a costa de la petrolera.

Contratos millonarios y sobornos

Todo indica que las detenciones son una ampliación del caso inicialmente abierto contra Roberto Rincón Fernández y Abraham José Shiera Bastidas, empresarios venezolanos residentes en Estados Unidos, que fueron detenidos en ese país en diciembre de 1992 acusados de organizar una trama para la obtención de contratos millonarios de PDVSA, mediante sobornos a altos funcionarios de la petrolera estatal de Venezuela. Según la acusación, la cantidad total relacionada con la trama fue entre 2009 y 2014 de mil millones de dólares.

Rincón y Shiera han admitido que pagaron sobornos a cinco destacados funcionarios de PDVSA que se ocupaban de organizar y supervisar los concursos, varios de los cuales han admitido ya su culpabilidad. El tribunal dio a esos empleados de PDVSA la naturaleza de funcionarios de un gobierno extranjero, dado el carácter estatal de la petrolera, por lo que ambos empresarios fueron acusados de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

De acuerdo con los documentos judiciales, Rincón y Shiera utilizaron varias compañías propias para presentarse a concursos que los funcionarios sobornados determinaban indebidamente en su favor. Las empresas estaban a nombre de personas diversas con el fin de aparentar que las compañías no tenían ninguna relación entre ellas. El plan «fue ideado para defraudar a PDVSA y a empresas energéticas que podía prestar servicios a PDVSA», con el propósito de los implicados «de enriquecerse a sí mismos, obteniendo y reteniendo lucrativos contratos de energía con PDVSA mediante medios corruptos y fraudulentos».