Kico Bautista anuncia que se postulará como alcalde (Comunicado)

0
107

En un escrito denominado Baruta no se Regala, que fue difundido a través de las redes sociales, aseveró que se está repitiendo el error del año 2005 con el actual presidente, Nicolás Maduro. A su juicio, dentro de una enorme crisis y a las puertas de la elecciones presidenciales del 2018.

“Es casi seguro que, por el caos interno dentro de la MUD, las adelantarán para el primer trimestre del año que viene. Confiados en un resultado favorable en las municipales, el oficialismo aprovechará para gobernar otros 6 años más y quien sabe hasta cuando. No es tiempo de hablar de gestión en las alcaldías o de las enormes virtudes de los candidatos. Eso importa y habrá que ser puntual sobre lo que se puede hacer sin ingresos y con el permanente saboteo del oficialismo para mejorar la calidad de vida de los vecinos“, dijo.

Bautista hizo énfasis en la necesidad de centrar el discurso “en las mayorías, en el hambre, en la inseguridad y en la inflación”, cree además que esto es clave para los resultados venideros. Criticó que la oposición se haya centrado casi exclusivamente en el tema de Maduro, y haya dejado a un lado la realidad de la gente. “La urgencia por sobrevivir en un país donde nada funciona y la comida cambia de precio en horas. Un alto porcentaje venezolanos no tiene otro camino que alimentarse de la basura y eso duele”, escribió.

A continuación la transcripción íntegra del resto de su escrito:

Nos matan para robarnos un celular y se mueren los enfermos en los hospitales porque no hay medicinas. Tenemos que discutir cómo nos reencontramos con la mayoría. Como volvemos a sintonizarnos con la necesidades de la gente , como los acompañamos para que dejen de sentir que están solos, en el más completo abandono. Ahora, aun cuando el contenido del discurso es lo principal, las causas de la derrota el 15 de octubre son muchas y todas deben ser debatidas.

Comencemos con señalar que tenemos un liderazgo exageradamente limitado a la hora de reconocer errores y deficiencias. No asume qué hay que buscar las razones de por las que pedimos más de 2 millones 800 mil votos y solo habla del fraude, casi como una única excusa. Ciertamente hay abuso de poder y mucha trampa. Eso hay que pelearlo con mucha fuerza en los escenarios internacionales. Convocar de inmediato a los participantes en la reuniones de Santo Domingo y presionar al gobierno para que se realicen cambios en el CNE y se establezcan acuerdos que permitan la observación internacional que impida tanta triquiñuela.

También debemos reconocer que la unidad es frágil y que hay muchas facturas internas. Demolemos a nuestros principales figuras. Hoy son héroes mañana unas lacras, vendidos al madurismo. Hay que cambiar de actitud y de la hostilidad permanente pasar a la confianza y el respeto. La MUD debe ser intervenida para que las decisiones no terminen en un grupito que, por muy representativo, esta obligado a consultar toda la pluralidad que se expresa en ese 70% que en todas las encuestas rechaza al gobierno por ineficaz, por malo.

Nuestra maquinaria electoral tubo muchos baches en este ultimo proceso. Faltaron testigos, no llego la comida y ciertos partidos evitaron y menospreciaron la ayuda de los otro para que tuviéramos presencia en la totalidad de las mesas. El tema del abstencionismo militante es difícil. Hay una discusión pendiente. ¿Salimos de Maduro por votos o de otra manera? Los que niegan la salida electoral olvidan que venimos de 4 meses de calle y mas de 130 muertos. Sobre eso no hicimos ningún balance público y era indispensable.

Hubo cosas maravillosas en esos días que generaron la simpatía y la solidaridad en todo el mundo. Las redes permitieron desenmascarar la represión y mostrar grandes masas de venezolanos en la calle peleando por la democracia. La señora que se enfrentó a la tanqueta, el violinista, el amigo que se desnudo frente a la Guardia Nacional, las marchas de los jubilados y demás demostraciones de lucha conmovieron la opinión pública del planeta. Pero, hubo errores y graves. Al día siguiente del referéndum y de las 7.500.000 firmas, estábamos enfrascados en un insólita discusión sobre si las trancas eran de 2 o más horas. No solo nos encerramos nosotros mismo en nuestros reductos más combativos, llamamos a la insurrección contra el gobierno, Invocamos al 350, el 333 y por la calle del medio invitamos a nuestros seguidores a tomar centros electorales y evitar la constituyente.

Maduro no se fue al otro día como se prometió, al contrario, monto su show e instalo una la ANC por todo el cañón. Todo eso le sirvió para amedrentar, para dividirnos. Ese episodio desmoralizo a muchos de quienes nos respaldan. No se entendió el viraje, de la calle a los votos, porque además no tenemos comunicaciones efectivas. Buenos para agitación y nulos en la explicación de la política. Para colmo Estamos limitados, aislados, minimizados en los medios tradicionales. Lo más terrible es que no se había hecho una evaluación certera posibles escenarios y todo lo apostamos jal ¨vete ya¨ como única posibilidad. En cambio, el oficialismo diseña planes maléficos para rebanar nuestra fuerza electoral y lo hace frente a nuestros ojos una y otra vez sin que inventemos nuevas salidas. Fue una grosería como cambiaron electores de centros de votación de un día para otro y la negativa a corregir en el tarjetón la sustitución de los candidatos.

Esa capacidad de planificación es una enorme ventaja para ellos. Nuestro liderazgo ni siquiera utiliza las recomendaciones de la comisión de estrateguia de la MUD a la hora de fijar objetivos. Cada partido, cada candidato presidencial tiene su propio plan y jura que con eso basta. Lo pero es que nos hemos vuelto predecibles. Es fácil adivinar como vamos a responder y por eso nos colocan todo tipo de señuelos con sus laboratorios en las redes para que nos lo traguemos. Así logran enfrentarnos sin que nadie pueda detener tanta perversidad.

El público opositor esta llenos de desesperanza, de desaliento, se deprime y es victima de sofisticadas técnicas de manipulación. Urge un discurso que le hable claro a la gente. Una postura honesta en la comunicación que nos blinde frente a semejante debilidad. El contenido de nuestras campañas y posturas en los medios debe ser optimista.

Llamar a quedarse a nuestros jóvenes para pelear por Venezuela. Debemos seguir el ejemplo de nuestros libertadores. ¿Se imaginan que Bolívar, Sucre, Páez, Ribas, Urdaneta se hubieran marchado del país después de alguna de las tantas derrotas en la guerra por la independencia? No tendríamos país. Desde enero del 2016 hasta hoy se han ido al exterior más 500 mil venezolanos. Eso también nos afecto. Esto es lo que queremos decirle al país, al mundo opositor. Hay que usar el cerebro y hacer política. No podemos despachar toda este complejo escenario que hay hoy en la calle con pura emocionalidad o con simplezas.

Maduro nos puso una trampa mortal con la juramentación en la AN y otra vez volvimos a culparnos nosotros mismos cuando es un jugada del gobierno. El PSUV No necesita hacer más nada para que la revolución se quede en el poder por toda la eternidad. Basto el truco de la juramentación para desarticularnos. Bajo esa premisa no vamos a ninguna otra elección. Convertimos la jugarreta en un problema de dignidad, de principios, y ese no el tema. Hay principios en nuestros gobernadores y esa ha sido una de sus principales características. Por eso ganaron.

El debate es político. Los mismos que criticaron a los gobernadores por ir a la oficina de Delcy Rodríguez, hoy hablan de primarias para ir a las presidenciales. Pero, no han cambiado las condiciones y se mantiene esa especie de trampa casa bobos montada que es la juramentación en la ANC para evitar que asistamos a cuanto proceso que electoral venga. A este asunto hay que darle una respuesta. Hay que hacer de eso un chiste, restarle importancia, burlarse para restarle peso. A los gobernadores los obligaron y, mala o buena, se le dio una salida para salvar no solo el cargo, también a los pueblos que obtuvieron tan importante victoria.

¿No debe ser difícil entender que no es igual Laidy Gómez que Vielma Mora en el Táchira? Este señor es el responsable de la represión y la violencia en el Táchira. Gobernadores, alcaldes sirven también para desmotar el efecto demoledor del Carnet de la Patria que obliga a las mas pobres a votar por necesidad. De inteligencia no nos vamos a morir como le dijo Henry Ramos a un diputado oficialista cuando era un héroe para las masas y desde la presidencia del parlamento nos dio catedra de experiencia y política. Debemos parar este degollina, esta laguna de pirañas en que se ha convertido el liderazgo opositor.

Es mentira que estamos divididos entre buenos y malos, traidores y honestos. Eso es un absurdo. Aquí tenemos 18 años fajados dando la cara. Hay exilados, presos, inhabilitados, perseguidos y muchos muertos. Nuestros dirigentes han cogido palos, inhalado bombas a montón y aquí están. Hemos estado en la calle, en las urnas de votación, en huelgas de hambre, en la OEA, la ONU y en todos los espacios dándolo lo mejor de nosotros. ¿Qué se cometen errores? Como no. El que este libre de pecado que tire la primera piedra. Aquí nadie tiene el monopolio de la razón.

Lo que hay que evitar el repetir los mismos errores y la abstención es tal vez el más terrible de ellos. Por eso vamos al debate. A discutir con el país para darle un giro, un ¨Vuelvan caras¨ a este animo decaído, a la desesperanza que es nuestra principal derrota. No nos entregamos, no cedemos más espacio. Baruta, Chacao, El Hatillo, Sucre, Caracas, Maracaibo, San Cristóbal, Porlamar, Bolívar, Guanare, ningún municipio del país se entrega. El adversario es el gobierno y no le vamos a ganar llenos de odio, insultando al que piensa distinto, sino haciendo política. Pongo mi experiencia y capacidad para comunicar al servicio de estas ideas. Han intentado sacarnos del juego, del periodismo que es nuestro oficio, nuestra pasión, y no nos hemos rendimos. Así he vivido y así seguiré.

 

Fuente: Caraota Digital