¡Llevaba una doble vida! | Abatido joven integrante de peligrosa banda delictiva en La Ceibita

0
339

Como Luis Felipe Falcón Castellanos, de 24 años, portador de la cédula de identidad V-27.363.332, natural de Valera, quedó identificado el abatido en La Ceibita. Vivía en el sector La Haciendita en La Esperanza. Se conoció extraoficialmente que no registraba historial policial.

En el intercambio de disparos Luis Felipe quedó gravemente herido en el sitio, siendo llevado al ambulatorio de Santa Apolonia presentando herida por arma de fuego en la región parietal y otra en la fosa iliaca derecha, murió a los pocos minutos de ingresar. El cadáver fue llevado a la morgue de Valera para la autopsia de ley.

En poder de Falcón Castellanos encontraron una escopeta Pajiza, marca Mossbera, calibre 12, americana, serial L012723, con la cual presuntamente hizo frente a los uniformados. En el sitio también hallaron un chaleco antibalas color verde con un logo de la Guardia Nacional Bolivariana, y seis motos parcialmente desvalijadas que se presume sean robadas.

Tras un trabajo de inteligencia para desactivar las bandas delictivas que operan en la Zona Baja, la noche del viernes funcionarios de la Estación Policial 3.5 La Ceiba con apoyo de las brigadas operativas del Centro de Coordinación 3 de la Policía del estado Trujillo hallaron un ranchon-escondite  donde se ocultaban unos 12 delincuentes, integrantes de una peligrosa banda delictiva que opera en esa zona y que se dedica al robo, extorsión, secuestro y robo de ganado.

Durante la incursión policial se suscitó un intenso enfrentamiento donde resultó abatido uno de los delincuentes, los otros lograron escapar aprovechando la oscuridad y se internaron por una zona enmarañada.

En el sitio localizaron unas seis motos parcialmente desvalijadas, de procedencia dudosa, un chaleco antibalas con el logo de la GNB, y una escopeta, también hallaron hamacas lo cual indica que los delincuentes pernoctaban en esa zona boscosa para esconderse del gobierno y cometer sus fechorías.

La División de Investigaciones de Homicidios del Cicpc prosigue con las averiguaciones del caso para determinar lo que en realidad ocurrió, analizan las evidencias encontradas, sobre todo la escopeta para determinar si está involucrada en algún hecho delictivo, del caso también conoció el Ministerio Público.

Un alto vocero policial informó que la Coordinación Policial 03 continúa rastreando la zona para dar con el resto de los integrantes de esta banda delictiva que se dedica al robo, extorsión, y secuestro de personas, como también al robo de ganado.

Luis Felipe Falcón llevaba una doble vida

Luis Felipe Falcón Castellanos, de 24 años, estaba inmerso en el mundo delictivo y además trabajaba en una hacienda como agricultor.

Para su padre, su muerte durante un enfrentamiento policial, ocurrido la noche del pasado sábado, lo tomó por sorpresa. Dentro de su casa, el hoy difunto, era un padre de familia e hijo trabajador. Nunca faltaba a sus obligaciones. Iba a comer diariamente con sus padres y luego se iba con su esposa a Santa Apolonia.

No obstante, reconoce que había una parte de la vida de su hijo que desconocía. Posiblemente manejaba una segunda faceta y estaba involucrado con bandas delictivas de la zona. Reconoció que su hijo, desde su adolescencia, estaba armado. Una vez, a sus 17 años, lo envió a comprar azúcar y no regresó. Lo tenían detenido en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) por porte ilícito de arma de fuego (un chopo).

Pero, pese a esta situación, no dejó de creer en su reformación, pues el joven salió en libertad y comenzó a trabajar la tierra. Lamentó la muerte del joven y manifestó no poder tapar el sol con un dedo. Sólo espera poder enterrar a su hijo y continuar.